www.carinatacconi.com.ar

Educar al Ser en las Escuelas es posible y cada vez más deseado

Cuando hablamos del Ser, a lo que esencialmente nos queremos referir,  es a la existencia de un potencial innato, natural, que para ser manifestado necesita mucha seguridad emocional por parte del niño.

Si este potencial no se manifiesta creativa y constructivamente se va a expresar destructivamente de dos modos: uno es con mucha furia y violencia hacia afuera y otro con mucha furia y violencia hacia dentro (enfermedades o conductas compulsivas), es decir auto-destructivamente.

Si el niño no tiene seguridad emocional, un acompañamiento adulto adecuado y un espacio para conectar, reconocerlo y desplegarlo, no podrá expresar este aspecto esencial de si mismo.

Cuando hablo de seguridad emocional me refiero a la capacidad de reconocerse, percibirse, sentirse, comprenderse y saberse capaz de acompañar su universo emocional.

La seguridad emocional para manifestar el ser, no se consigue insuflando en el niño cuotas extraordinarias de reconocimiento, premios, valoración externa o manifestando el orgullo del mundo adulto cuando él logra responder a lo que este espera.

El ser natural del niño, por el contrario,  rechaza fuertemente este sistema de“fabricación de autoestima”, dado que intuye y sabe que el mismo aparece como reconocimiento al “yo” que se espera  y este proceso supone dejar de atender, escuchar  y desplegar al yo esencial que en realidad Es.

Frente a esta realidad los niños responden de diferentes maneras: rebeldía, violencia, enojo, furia, falta de pasión, entusiasmo, ausencia de motivación profunda, anestesia emocional.

Algo hermoso está sucediendo, las escuelas comienzan a mirar y atender estas reacciones en los niños y a sensibilizarse  fuertemente. 

Cada vez hay más niños con reacciones que desconciertan y desesperan. Niños que sufren. Y cada vez hay más directivos y docentes sensibles a este sufrimiento.

Esta situación es el campo propicio para atrevernos a ir más allá de lo conocido, del modo en el que miramos hasta ahora esta problemática y el modo de encararla.

Estamos en un momento inmensamente caótico pero también potencialmente creativo.

Cada vez hay más instituciones abiertas a expandir sus límites, a ser ellas mismas, únicas, diferentes, irrepetibles; esto es señal de que cada vez hay más directivos y maestros dispuestos a incluir su Ser en el hacer y como consecuencia, el Ser de los niños.

Para acompañar y alentar este maravilloso movimiento, la Educación del Ser crea una propuesta específica para las instituciones educativas:“Educando al Ser en todas las escuelas”y lanza: charlas y cursos presenciales y a distancia, asesoramiento a instituciones, cursos de capacitación creados a la medida de cada proceso institucional.

Con mucha alegría y amor, compartimos este sueño que ya comienza a ser realidad.

Bienvenidos a todos los colegios, docentes, directivos a este maravilloso viaje de transformación.